Una mirada al Programa de Seguridad del Paciente

La seguridad del paciente es un componente clave en la calidad asistencial, que ha tomado gran relevancia en los últimos años, considerándose en la actualidad un derecho de los pacientes. La seguridad del paciente, engloba actuaciones dirigidas a eliminar, reducir y mitigar los eventos adversos producidos como consecuencia de la atención en salud.

En este sentido, se considera eventos adversos a cualquier acontecimiento producido durante el proceso asistencial y que suponga consecuencias negativas para el paciente y con resultados que se expresan en forma de fallecimiento, lesión, incapacidad, prolongación de la estancia hospitalaria o incremento de recursos asistenciales.

En Endosalud de Occidente, la seguridad de los pacientes debe constituir una prioridad en la gestión de la calidad del cuidado que se brinda. De ahí la importancia de reflexionar sobre la magnitud que tiene el problema de eventos adversos, para prevenir su ocurrencia y progresar en acciones que garanticen una práctica segura.

Se trata de un compromiso y se resalta la importancia de promover una cultura de seguridad del paciente, con el objetivo de brindar el máximo de satisfacción y bienestar a los pacientes.

Por tal razón se crea en la institución el Programa de Seguridad del Paciente, con el fin de promover procesos institucionales y asistenciales seguros, Involucrar a los pacientes y sus familiares en los procesos e incentivar prácticas que mejoren la actuación de los profesionales.

La adaptación de una cultura de seguridad del paciente, lleva a un cambio de hábitos en todos los procesos y en la organización como tal. Los elementos que se incorporan como insumos de este proceso son la implementación de chequeos, paquetes de seguridad, identificación de pacientes y la mejora de la comunicación entre los integrantes del equipo asistencial, usuarios y familiares.

Las buenas prácticas en la atención de los pacientes se verán reflejadas no solo en la satisfacción de los usuarios y del cliente interno sino también en la disminución de la morbi-mortalidad derivada de la ocurrencia de eventos adversos, que además incrementan los costos para las instituciones de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *